El acelerón del Gobierno con BME ahoga la opción de contraopa de Euronext

En plena crisis del coronavirus, momento en el que hay una gran volatilidad de los mercados, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras la aprobación del gobierno, ha permitido que se realice la opa (oferta pública de adquisición) de Six Group sobre Bolsas y Mercados Españoles (BME).

El dueño de la bolsa de Zúrich, por tanto, ha tenido el consentimiento indispensable para hacer su propuesta de compra, la cual realizó antes de la aparición del coronavirus en el mes de noviembre de 2019, sobre las bolsas de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao.

La aprobación de esta operación, ya tras la aparición del COVID-19, ha sido dada porque valorando la situación se considera que cumplen los requisitos en lo que se refiere a la solvencia financiera.

Cabe destacar, que el primero en sorprenderse de esta noticia ha sido el grupo Six ya que esperaban que la confirmación se alargara unos meses más debido a la situación excepcional que se está viviendo por el coronavirus.

Apenas algo más de 24 horas después de que el gobierno también diese su visto bueno, el Gobierno y la CNMV han desconcertado al mercado, ya que han dejado fuera de juego a Euronext. Y es que, el gestor bursátil de europeo también quería quedarse con el control de BME, por ello, ha asegurado reiteradas veces que observaba la evolución del operador español con la intención de lanzar una contraopa.

El consejero delegado de Six comentó «Estamos muy satisfechos de haber recibido la autorización de la CNMV. En un momento de gran incertidumbre económica, nuestra oferta permitirá la formación de un grupo combinado fuerte y dinámico con nuevas oportunidades de crecimiento«

El grupo suizo ha asegurado que al menos mantendrá sus operaciones durante diez años sobre la bolsa española, según ha publicado el Boletín Oficial del Estado. Pese a que en un primer momento se habían acordado cuatro años. Decisión que se conservaría excepto porque haya cambios en las condiciones de negocio o económicas que recomendasen lo contrario. Además, Six, ha comentado que su idea es dejar de forma indefinida, la sede, la gestión y la capacidad operativa sustancial.

También, cabe destacar que, si se dieran las condiciones y el porcentaje de acciones en el poder de accionistas no significativos después de la opa fuese inferior al 5%, es decir, que el capital libre que quedase en mercado fuera menor de ese porcentaje, Six group podría ejercer su derecho de venta forzosa.

La oferta es sobre el 100% del capital de BME, ofreciendo un precio de 33,4€ por cada acción del BME. Este, está constituido por alrededor de 84.000.000 acciones de las cuales la compañía Six no tiene ninguna en su poder. El plazo para dar el visto bueno es de 43 días naturales contados a partir del día hábil bursátil siguiente a la fecha de publicación del primer anuncio con los datos esenciales de la oferta.

Una vez pasado el plazo comentado, las sociedades rectoras de las bolsas de valores españolas dispondrán de una semana para transmitir el resultado de la oferta en los boletines de cotización en los términos y en la sesión que indique la Comisión Nacional del Mercado de Valores.  Posteriormente, será la entidad BBVA quien se encargue de hacer los procesos de intermediación y liquidación en lo que se refiere a la adquisición de las acciones.

En lo que se refiere a los empleados, la intención de la compañía es dejar tal y como está actualmente tanto el número de empleos como las condiciones laborales, al menos durante el primer año. Tras este período, Six se plantea realizar una revisión para evitar duplicidades y de esta forma conseguir la máxima eficiencia operacional. Además de igualar las políticas de recursos humanos de BME o los planes de retribución variable de SIX.

También, es importante señalar, que la oferta de Six está sujeta a la condición (renunciable) a un nivel de aceptación mínimo de 41,8 millones de acciones, lo que supone al menos el 50% del capital de BME más una acción. Para proporcionar una garantía, Six ha presentado avales por valor de 2.792 millones de euros. Los avalistas principales, quienes son grandes accionistas de Six, son Credit Suisse (558 millones) y UBS (1.117 millones), aunque también le avalan los bancos BBVA (167), Santander (167) y Kutxabank (167).

Con todo lo sucedido, los accionistas de BME tienen que decidirse entre estas alternativas: vender en este momento a precio de mercado, quedarse con la opa de 33,4€ la acción, aguardar por si hubiera una contraoferta de Euronext o como última opción no vender y quedarse con las acciones.

Además, Dijsselhof, el consejero delegado del grupo Six señaló, animando a los accionistas de forma voluntaria en la OPA: «Hemos presentado una oferta atractiva a los accionistas de BME con un precio que refleja el valor de la compañía y todo en efectivo. Esto supone una oportunidad excelente para que los accionistas obtengan un precio atractivo completamente en efectivo por sus acciones».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba